Seleccionar página

Ante los riesgos de afectaciones en pies, piel y deshidratación en adultos mayores durante la temporada de calor, el Sistema DIF Zapopan, a través del Centro Metropolitano del Adulto Mayor (CEMAM), hace un llamado a la población para prestar especial atención a sus familiares de más de 60 años.

El personal del área de Podología del CEMAM informó que debido a las altas temperaturas, aumenta la sudoración en el pie y existe mayor probabilidad de aparición de hongos en esta zona. Por ello recomiendan lavar, secar y ventilar los pies todos los días.

Además, si hay exceso de tierra y se calza huaraches, de preferencia hay que limpiar los pies al llegar a casa e hidratarlos con crema de Urea 60%.

Por otra parte, es preciso vigilar que la exposición directa al sol no exceda una hora y sea antes del mediodía.

Javier Márquez, médico del CEMAM, explicó que la piel de las personas mayores es más delgada y tiene menos resistencia a los rayos UV, así que debe protegerse para evitar la presencia de quemaduras de primer grado.

Se tiene que cuidar de la exposición directa al sol, de los rayos UV y de la hidratación, porque la piel deshidratada provoca molestias; es esencial el uso del bloqueador en brazos, antebrazos y cara”, indicó el doctor.

Además, recomendó el uso de ropa ligera de colores claros, así como evitar prendas en color negro y azul marino.

El personal de Salud del CEMAM recomendó la ingesta de 8 vasos con agua al día, para que no haya pérdida de electrolitos en el cuerpo, ya que en una situación severa de deshidratación es muy difícil recuperarlos por vía oral.

En ocasiones, para los adultos mayores a veces es difícil llegar al objetivo de ingerir los 2 litros de agua sugeridos debido a su incapacidad física para alcanzar el agua, por temor a la incontinencia al no encontrar un baño fuera de su casa o también por la disminución de la sensación de sed que se da con los años.

Ante esto, se requiere del apoyo de familiares o cuidadores que supervisen cada día la cantidad de agua que ingiere adulto mayor, el cuidado de los pies y la exposición al sol, a fin de prevenir complicaciones en su salud.